557. Cuevas de Alaitz y Diablozulo desde Tiebas

AUTOR: Sergio Andía.

Descripción:

En esta ruta nos acercamos a las faldas de Alaitz y vamos a visitar el Castillo de Tiebas, la Cueva de Alaitz o de Lezea, Guerendiáin y la Cueva de Diablozulo.

Dejamos el coche en Tiebas, en el aparcamiento del Castillo.
Recientemente restaurado, este castillo del Antiguo Reyno de Navarra aún mantiene en pie parte de sus muros y una de las bodegas.
Dispone de abundantes paneles informativos donde explica qué estamos viendo, y cómo era el castillo allá por el siglo XIII.
Después iniciamos el camino, y nunca mejor dicho lo de camino, porque vamos a andar por el Camino de Santiago, pero en sentido contrario. (Con la consiguiente cara de sorpresa de algunos peregrinos que nos cruzamos).

Pronto abandonamos el camino para tomar una senda a la derecha, que nos lleva a unas palomeras. De ahí, y entre encinos y bojes, la pendiente cada vez se hace más fuerte, y la senda se hace más tenue y cerrada. Hay puntos en los que es difícil no despistarse, aunque no tiene pérdida. Siempre hay que tirar para arriba.

Al llegar a la Cueva de Alaitz, lo primero que impresiona es el silencio. Al salir de la senda cerrada al claro da la sensación de entrar en un sitio cerrado.
No estamos en una cueva propiamente dicha, sino en un gran abrigo creado por las rocas, orientado al suroeste, y protegido de lluvias y cierzo.

Se han encontrado restos del Magdaleniense (última fase del Paleolítico Superior) Para los que nos somos expertos en la materia, de hace más o menos 10.000 años.
Tiene dos partes diferenciadas, un poco separadas entre sí, con varias rocas que facilitarían la construcción de empalizadas, paredes y techos para cobijarse.
Gracias a los restos de sílex encontrado y cenizas de hogueras, han deducido que estuvo habitada por cazadores que desde la boca de la cueva dominaban una extensa zona.

Dejamos la Cueva de Alaitz por el camino por el que hemos subido, y vamos a buscar de nuevo el Camino de Santiago, que por bonita y cuidada senda nos conduce a Guerendiáin (Valle de Elorz). Pueblo muy bonito y cuidado que es obligado visitar.

Tomamos un camino a la salida del pueblo, que nos va a llevar directos a la Cueva de Diablozulo. Como en el caso anterior, la senda a ratos se desdibuja, y se cierra, por lo que hay puntos en los que es fácil despistarse. No es un lugar muy visitado, y la senda se cierra de boj.

La Cueva de Diablozulo sí es una cueva. Después de una breve bajada, avanzamos por distintas galerías hasta un momento en el que paramos. (Más abajo explico por qué)
En el interior hay mucha humedad, y encontramos estalactitas, estalagmitas y otras formaciones, que si bien no son de gran relevancia, tienen su importancia. También estuvo habitada. En su interior se han encontrado restos de enterramientos de la Edad del Bronce, que están expuestos en el Museo de Navarra. Otro aspecto a reseñar de la Cueva de Diablozulo, y es el motivo por el que detuvimos nuestro avance, es la presencia de una colonia estable de murciélagos, que habita la cueva, y estaban presentes sobre todo en la última sala de la cueva. Prudentemente nos detuvimos y los dejamos tranquilos.

El murciélago es una especie que está en regresión, y no es conveniente ni molestarlos ni interferir en su hábitat. Es preferible visitarlos al caer la tarde, puesto que empiezan su actividad y no se les despierta.
Tampoco es conveniente entrar a la cueva en invierno. En esta estación ellos hibernan, y es cuando más vulnerables son.

La vuelta a Tiebas la realizamos por el Camino de Santiago, esta vez sí en su sentido.


| Ver más rutas en esta zona geográfica |

icono-lectoresTRACK LECTORES

Cómo llegar:

Cómo llegar en coche
GPS: N42.69619° W1.63784°


Ficha técnica

 Distancia:
 10,4 km
 Ruta circular:
 No
 Desnivel:
 452 m
 Fecha:
 27-04-2016

Descarga de datos GPS:

  BAJAR Track (.gpx)


El autor:

SERGIO ANDÍA
Ver perfil en Wikiloc / web personal


Compártelo:
Share