689. Monte Ekisoain desde Leoz

En esta ruta vamos a subir al Monte Ekisoain desde la localidad de Leoz.
Leoz es uno de los últimos pueblos de la Valdorba, tomando la carretera que parte de Barásoain y Garínoain hacia Sabaiza.
Desde su término ascendemos directamente a la parte donde la Sierra de Izko se une con la de Alaitz. Precioso terreno de transición en el que las vistas y el paisaje son espectaculares.

Dejamos el coche en la entrada de Leoz, y salimos del pueblo por el Camino de la Fuente. (Fuente de las Tercianas, pero que no vamos a visitar en esta ocasión).
El camino es bueno. Discurre junto al Barranco de la Fuente y va ganando altura poco a poco.

Conforme subimos vamos encontrando cada vez más boj y roble, y arriba del todo entraremos en el hayedo de Alaitz.

Abandonamos el Camino de la Fuente para tomar el de la izquierda, denominado Camino de Monreal, que nos va a llevar a la parte alta de la sierra.

Llegamos al Alto de la Borda Larga (987 mts) y seguimos recto cruzando un sembrado de unos 40 mts de ancho, para tomar otro camino viejo y lleno de hierba.
Cruzaremos una Langa, pasaremos por una palomera y llegaremos a otra Langa que también cruzaremos.

Nos encontramos a la derecha con el camino por el que vamos a subir a Ekisoain, y en frente con el camino que luego tomaremos para volver de nuevo a Leoz.
Tomamos el de la derecha y seguimos subiendo.

Cruzaremos otra Langa y nos toparemos con unas bonitas vistas sobre la Higa de Monreal y el Pirineo. Más tarde llegaremos a Irumuga, donde pararemos un rato junto a un panel explicativo del Sendero PR-NA 194 Iturrixikin-Monte Arriba.

Ya nos queda poco de subir. Enseguida llegamos a Ekisoain. Punto alto de la jornada.
Lamentablemente la cima está ocupada por un molino eólico. Pero las vistas siguen siendo buenas y el lugar es bonito. Hoy concretamente teníamos a la vista el Moncayo por un lado y los Pirineos por otro.

Volvemos sobre nuestros pasos para tomar el camino antes citado (Camino de Ezpelezate), que paralelo al Barranco de Ezkarán nos va a llevar de vuelta a Leoz.

Por el trayecto nos encontramos con un gran roble de porte majestuoso, que crece entre el camino y el barranco.

Hoy el barranco bajaba bastante agua debido a las lluvias recientes y el sonido cantarín del agua nos ha acompañado en toda la bajada.

Todo muy bonito hasta que hemos llegado a un punto en el que el camino cruza el barranco…y hay un puentecillo que debido a la suciedad estaba ciego… y el agua se embalsaba por encima del puente… y para cruzar nos hemos tenido que quitar las botas y pasar descalzos con el agua casi hasta las rodillas. (Por cierto, qué fría estaba).

Ha sido la nota curiosa del día. Aunque tampoco ha supuesto mucho trastorno. Hacía sol y hemos estado un rato tumbado mientras nos secábamos. Más tarde, nos hemos dado cuenta de que podíamos habernos saltado el vadeo del barranco metiéndonos derechos entre la maleza y campo a través hasta la carretera. (Saltando una alambrada). Pero ya era tarde.

Cruzamos una última Langa y salimos a la carretera. Caminamos por ella unos 10 minutos, y ya estamos de vuelta en el coche.

Un paseo totalmente recomendable, aunque es preferible no realizar después de haber llovido por el punto en el que hay que vadear el barranco.

Publicado en .