671. Artariain-San Pelayo-Roble-Amunarrizketa

Siempre que he subido a San Pelayo lo he hecho o por Amatriain o por Orisoain.
Esta vez lo vamos a hacer por el camino de Artariain.
Además, pasaremos por el Roble de San Pelayo, y subiremos también al Alto de Amunarrizketa, para volver por el camino de Amunarrizketa (pueblo).

Se pasa el pueblo de Artariain, y a unos 700 m dejamos el coche en la salida de un camino a la derecha. Hay sitio de sobra para aparcar. En el cruce encontramos un cartel que indica la dirección a San Pelayo.
Se cruza el Río Zemborrain, que baja bastante crecido, y el camino inmediatamente comienza a subir.

Al principio el camino es de grava, que abandonaremos para tomar uno de tierra. Este camino poco a poco se irá cerrando para convertirse en una bonita senda, que ya no abandonaremos hasta llegar al cordal de la sierra. Bojes, enebros, robles y pinos flanquean la ascensión.

Una vez arriba se toma el camino de la derecha que nos lleva directos a la Ermita de San Pelayo, que tiene buzón montañero y vértice geodésico.
El lugar está bien cuidado y es muy agradable. Es una pena que la mañana esté de niebla, y no podamos disfrutar de los paisajes.
Antes de llegar, nos encontramos con la senda que lleva a Amatriain, que está marcada con señales blancas y verdes de SL. (Aunque será para marcar el Sendero Micológico de Orisoain, que no es un SL propiamente dicho).
Tanto las marcas de SL, como los carteles indicadores están recientemente repintados y en buen estado.

Volvemos sobre nuestros pasos siguiendo el cordal. Un poco después de pasar por el sendero por el que hemos subido, nos desviamos unos metros a la derecha para visitar el Roble de San Pelayo. El mayor de los que podemos encontrar por aquí arriba.

Seguiremos el cordal y ascenderemos al Alto de Amunarrizqueta. También con buzón, marca geodesica de Gobierno de Navarra y un curioso aparato electrónico con una pequeña antena que cada 10 segundos emitía un pitido.

Para la vuelta tomaremos el camino que baja al pueblo de Amunarrizketa. Esta ha sido la peor parte del día.
Las lluvias recientes, y la utilización del camino para sacar madera, lo han convertido en un impresionante lodazal en el que es imprescindible el uso del bastón para no resbalar.
Más vale que sólo es un tramo de unos 500 m el que está en mal estado.
Las sacas de madera ya está finalizadas, así que es de esperar que cuando se seque el camino, con el tiempo se normalize.

Una vez pasado el barrizal el camino ya es de grava. Pasamos por varias langas y dos grandes robles de porte espectacular.
Este camino es denominado como Camino del Monte Abajo, y nos lleva directos a Amunarrizketa.

En Amunarrizketa la iglesia está hundida y vallada, y las tres casas del pueblo son de piedra de sillería y con aire señorial. Muy bonitas.
Bajaremos por un camino viejo hasta el Río Zemborrain y lo cruzaremos por un puentecillo.
De aquí hasta el coche iremos por la carretera. Un tramo de un kilómetro más o menos, que nos servirá para que se vaya cayendo el barro pegado a las botas.

Share
Publicado en .