Otros tracks enviados por los lectores/Cañada de San Martín (por Sergio Andia)
La Ruta en Sitna
capa Cartografía topográfica Navarra
Descripción

Paseo en el que vamos a subir al Algo de Guerinda desde la Cuesta de la Casilla, en la carretera de acceso a San Martín de Unx desde Tafalla. (NA-132).

 

La intención era encontrar por dónde subía a la sierra la antigua cañada que unía San Martín con Guerinda. (Pasada 46).

 

Esta antigua cañada, completamente en desuso, salía de Olite, y un poco antes de llegar a San Martín tenía una bifurcación que subía a Guerinda desde la Cuesta de la Casilla, y si se seguía recto se pasaba por el pueblo, y se unía a la Cañada de Ujué cerca del Txutxo Alto. (Pasada 45). El primer tramo es el que buscamos.

 

Para ello, dejamos el coche en la carretera vieja, un poco antes del kilómetro 42. Vamos a subir a la sierra por el lado derecho del Barranco de la Abejera, y volveremos por el otro lado. El camino es bonito, no muy transitado, y entre encinas y carrascos, pasamos por varios corrales abandonados hasta que llegamos a la franja de pinos de repoblación. De ahí accedemos en unos 15’ al camino de los molinos, y ya estamos en la cima de Guerinda. Las vistas son espectaculares. Para la bajada desandamos el camino de subida durante unos 20’ y giramos a la derecha para, por camino entre pinos, ir al otro lado del Barranco de la Abejera.

 

En cuanto empezamos a bajar aparece el primer mojón de la cañada. Miramos hacia arriba y vemos por dónde subiría hasta alcanzar las cimas de la sierra. Una vaguada de unos 200 m de subida, ancha y con una fuerte pendiente, que lamentablemente está completamente cerrada por el monte bajo. Ni una sola senda para subir hasta arriba.

 

Una bonita subida si eres una cabra o un jabalí, porque aquí pincha todo. No obstante, se ve muy claro que antiguamente los rebaños subían por aquí poco a poco hasta la cima. Continuamos bajando, y nos encontramos con más mojones de la cañada, y más corrales abandonados. Hay menos arbolado, y el terreno es más despejado que a la subida, pero sigue siendo muy agradable de andar.

 

Un poco antes de llegar al punto de partida, pasamos por un crucero en el que intentamos leer la inscripción, pero está casi borrada.

Autor: Sergio Andia